Cliff (Precipici)

Cliff (Precipici)

Cliff (Precipici)

– 2018  CLIFF (Precipici) de Alberto Conejero

Estrenada en l´Àtic22 del Teatre Tantarantana. Interpretada por Pau Sastre. Escenografía: Paula Font. Iluminación y sonido: Laia Garcia y Joan Rey.

La historia de Clift comienza una madrugada de mayo de 1956: Montgomery Clift -que en aquel tiempo le disputaba a Marlon Brando el primer lugar en el star system de Hollywood yacía con la cara, empapada de sangre, al volante de su Chevrolet. Acababa de tener un accidente mientras volvía de una fiesta en la mansión de Liz Taylor. Avisada por un amigo que había presenciado el accidente, la actriz corrió hasta el lugar de los hechos y salvó a Clift de morir ahogado extrayendo dos dientes que se le habían clavado en la garganta. Montgomery fue sometido a cirugía plástica y fue Taylor quien evitó que la prensa le molestara durante su estancia en el hospital y le fotografiara hasta que su cara fuera reconstruida. Desde ese fatídico momento, el actor ‘sobrevivió’ diez años, y filmó una decena más de películas. Desde aquella madrugada, trató de no enloquecer mientras asistía al feroz combate que entregaba su alma contra la máscara de galán hecha añicos. Un combate salpicado de alcohol y cirugías, de amantes perversos y de pastillas, pero lo que siempre lo mantuvo fuera de peligro fue su inmensa devoción hacia su oficio de actor.

Hasta el último día de su vida Montgomery luchó encarnizadamente para conseguir el sueño deseado ser Treplev en La Gaviota junto a Elizabeth Taylor, deseo que fue el motor de sus últimos años. Era su última posibilidad para ser feliz ;; su asignatura pendiente: entrar en el teatro de la mano de Chéjov: el sueño que podía salvarlo todo o que podía hundirlo aún más, como así fue. Desgraciadamente nunca consiguió meterse en la piel del mítico personaje del teatro ruso, así como tampoco consiguió el ansiado Oscar. Su última nominación fue como mejor actor de reparto por Vencedores o vencidos (1961) en un memorable papel de sólo 7 minutos. Finalmente, cuando parecía que se iba a alzar con la ansiada estatuilla, su nombre no fue el elegido. Ya nada volvería a ser como antes, Clift ya tenía los pies en el borde del PRECIPICIO.

.

Detalles del proyecto